12/02/2021

No se le puede pedir peras al olmo

Comparte esta entrada de mi blog:

Un sabio llegó a la ciudad de Akbar, pero la gente no le dio mucha importancia. El sabio sólo consiguió reunir a unos pocos jóvenes, mientras el resto de los habitantes se reía de su trabajo.

Paseaba con su pequeño grupo de discípulos por la calle mayor, cuando un grupo de hombres y mujeres empezó a insultarlo. En lugar de fingir que no se daba cuenta, el sabio fue hacia ellos y los bendijo.

Al irse de allí, uno de sus discípulos comentó:

-Te dicen cosas horribles y les respondes con bellas palabras.

El sabio respondió:

-Cada uno de nosotros sólo puede ofrecer lo que tiene.

Como bien nos comenta Joan Garriga en su libro “Vivir en el alma”, tenemos tres misiones en la vida:

Reconocer nuestros dones y compartirlos.

Reconocer nuestras heridas y sanarlas.

Aceptar los retos y la voluntad de la vida.

Todos tenemos heridas porque vivimos en la vida y en ella suceden cosas. Hay despedidas, separaciones, comentarios desafortunados, personas con corazones endurecidos y llenos de dolor que hacen daño porque no saben ni pueden transmitir amor si no es dañando a otras personas. Si no trabajamos el auto-conocimiento, nos relacionamos de herida a herida, y desde ahí no se puede dar la empatía ni una comunicación afectiva y efectiva.

Confusio decía que una herida no es gran cosa, lo que pasa es que nos empeñamos en recordarla y ahí está el sufrimiento.

A la heridas la recordamos no solo con la mente sino con el cuerpo por eso enfermamos.  Nuestro cuerpo tiene memoria y lo que nos pasa y no se sana, se queda, se ancla y aparece el síntoma ( ej: ansiedad).  

Para aceptar la voluntad de la vida necesitamos antes sanar nuestras heridas porque en ocasiones nos confronta y no nos ofrece lo que esperamos. Boicotea nuestros retos y nos enfrenta. Y es ahí donde se genera la comprensión que nos permite aceptar lo que nos ha pasado. Cuando transitamos por la vida sanando nuestras heridas, dando espacio a nuestros sucesos, caminamos más ligeros/as.

“No hay más camino que el que cada cual quiera hacer, ni más límite que donde cada cual quiera pararse, de aquí hasta la muerte. Luego, ya veremos…” (Juanjo Albert).

0 0 Valoraciones
Valoración
Suscríbete
Notify of
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Todos los comentarios
0
¿Te gustaría dejarme un comentario?x
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad