17/07/2020

El cuerpo es el instrumento del alma

Comparte esta entrada de mi blog:

Nos lo dijo Aristóteles: “El cuerpo es el instrumento del alma”.

Estamos atrapados en viejos hábitos, rutinas repetitivas y recuerdos del pasado.  Cuando nos enfrentamos al estrés y a las dificultades, no da miedo el cambio y nos aferramos a estas viejas formas de ser. Sin embargo, en ocasiones un periodo difícil puede ser un momento para la renovación. Al sentirnos renovados/as el cuerpo se siente lleno de energía; la mente se vuelve reflexiva y alerta; y el espíritu se expande en la ligereza del ser.

Cada célula de nuestro cuerpo se renueva constante, pero la mayoría de las personas no se sienten conectadas con su cuerpo,  bien porque emitimos juicios sobre cómo es nuestro cuerpo, o por no percibir el cuerpo como fuente de energía. Renovar el cuerpo es volver a conectarnos con él eliminado las historias dañinas que nos hemos hecho sobre nuestro cuerpo en el pasado. 

Nuestro cuerpo tiene una respuesta de sanación natural, nos curamos de manera espontánea de cortes, algún golpe o incluso un pequeño resfriado.  

Los malos hábitos y las resistencias al cambio están motivadas por el miedo y el miedo es un mal motivador para el cambio por eso necesitamos uno mejor, el ofrecimiento de una visión para un mejor estilo de vida, puede ser un sustituto interesante.

Motivarnos es la mitad de un estilo de vida optimo, la otra mitad es deshacer los malos hábitos que se aferran del pasado, por ejemplo, los comportamientos relacionados con dormir mal, ser sedentarios, comer una dieta inadecuada y el estrés diario. Nada de esto se puede cambiar solo con buenas intenciones, lo que necesitamos es orientación para cambiar.

Para iniciar un cambio es importante tomarnos un tiempo para tomar conciencia de nuestros hábitos y de lo que queremos cambiar, al mismo tiempo que nos damos cuenta de las conducta que hemos puesto en marcha para iniciar esos cambios y que no nos han funciona, como por ejemplo, forzar los cambios que queremos hacer y convertirlos en un reto de fuerza de voluntad; tratar de resolver todo el problema al mismo tiempo; no ser constantes; rendirnos cuando no tenemos el resultado deseado a la primera; y/o compararnos con otras personas imaginando que lo están haciendo mejor que nosotros/as. Estos intentos autodestructivos son bastantes comunes a lo largo de la vida de una persona, lo contrario de la derrota es la victoria, así que ¡vamos a comenzar por ahí!.

Piensa en algo de lo que quieras deshacerte, y concéntrate en alcanzar una pequeña victoria todos los días.

Algunas recomendaciones:

  • No hagas ningún cambio que no disfrutes, todo aquello que percibas como un trabajo no te conducirá a un cambio duradero. ¡Disfrutemos de las pequeñas victorias!.
  • Las experiencias desagradables no darán lugar al cambio de manera natural.
  • Alejémonos de las metas inalcanzables, cómo tener un cuerpo perfecto, disfrutar del cuerpo que tienes en este momento es mejor que la perfección física imaginaria.

¿Qué pequeño paso puedas dar hoy,  que te lleve a una pequeña victoria?.

0 0 Valoraciones
Valoración
Suscríbete
Notify of
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Todos los comentarios
0
¿Te gustaría dejarme un comentario?x
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad