17/04/2021

Yo y mis Yoes

Comparte esta entrada de mi blog:

– ¿Qué tal la semana? –
– ¡Más o menos! ¿Qué vamos hacer hoy?
– Le muestro un folio en blanco con dos palabras: «Yo soy». Se la muestro y le digo – ¡Hoy toca pintura!-
– El «yo soy» se convierte en un dibujo cargadito de un aprendizaje extraordinario donde el «Yo» se muestra con sus «Yoes».

El YO, el ELLO y el SUPERYO son tres de los conceptos fundamentales, propuestos por Sigmund Freud para explicar la constitución del aparato psíquico y su estructura particular. De acuerdo a dichos estudios, estas tres instancias diferentes que constituyen la mente comparten muchas de sus funciones y se encuentran interrelacionados de manera profunda a un nivel más allá de lo racional, es decir, en el plano de lo inconsciente.

El ELLO es  totalmente inconsciente, es la expresión psíquica de un conjunto de deseos, impulsos e instintos, provenientes en algunos casos de las etapas más primitivas de evolución del ser humano. Lo guía el principio del placer. Es puro instinto y tiene sus herramientas que son los sentidos. Tiene necesidades porque el organismo tiene que mantenerse pero no tiene conciencia.

El SUPERYO es la moral y la parte enjuiciadora de las actividades del yo, construida durante la infancia, cuyo resultado es la incorporación de normas, prohibiciones y sentido del deber en el individuo. Es inconsciente. Funciona por el sentido del deber.

El YO media entre las pulsiones del ello y los requerimientos normativos del superyo, en contacto con las condiciones de la realidad. Es la parte de la psique que lidia con la realidad más directamente. Pasamos de una sensación física a una sensación de YO+TU. Se mueve en el campo de batalla donde por un lado están las exigencias del superyo (deberías) y por el otro las exigencias del ello. Es el árbitro que resuelve el conflicto de la lucha interna entre el  ELLO Y EL SUPERYO. SI no resuelve el YO se defiende por medio de tres mecanismos:

• Mecanismos de defensa (inconsciente)
• Síntomas físicos (ansiedad)
• Sueños

Conocer como se muestran, en que nos resultan útiles y qué aprendizajes nos ofrecen, es necesario para comprendernos, y cambiar aquello que nos daña.

Lo que nos enferma no son las cosas que hacemos, sino como las interpretamos.

Si quieres te acompaño a descubrirlo.

0 0 Valoraciones
Valoración
Suscríbete
Notify of
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Todos los comentarios
0
¿Te gustaría dejarme un comentario?x
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad